PRIMER PREMIO CARTA DE AMOR. SEGUNDO CICLO DE SECUNDARIA. IES HERRERA

14/2/14

Querido desconocido:

Hace mucho tiempo que perdí el derecho de llamarte “amigo”, bueno, tampoco te consideraba uno de ellos después de todo lo vivido juntos. Tú y yo comenzamos teniendo amistad, muy buena amistad. Pero aquella relación quizás fue la que hizo que hoy día esté profundamente enamorada de ti.

No sé si fue tu sonrisa, tu mirada, tu simpatía o simplemente todo tú. Solo sé que desde aquel día cualquiera en el que nos conocimos, yo supe que serías especial para mí. No necesitabas sonreírme para que yo te sacase una sonrisa, el simple hecho de tenerte a mi lado me la sacaba. ¿Sabes la sensación que se siente al tener un pequeño hormigueo en la barriga al oír tu nombre? Yo la conocí al mismo tiempo de conocerte a ti. Solo con mirarte, sonreía.

Qué pena que ahora no pueda decir lo mismo. Nuestra amistad cambió en el momento en el que nos besamos por primera vez, el momento en el cual pude observarte por completo, sentir tu rico olor en mí, tu piel de color canela envolviendo mi cuerpo como si solo fuéramos uno, tus ojos de caramelo mirando mi cara tímida y, por supuesto, saborear tu boca de chocolate. Esa es mi descripción de un pequeño hormigueo en el estómago. Quizás ese fue nuestro error, intentar crear una relación de donde solo se podía crear una gran amistad. Y por ello todo ha cambiado.

Hoy día, aparte de mis profundos sentimientos hacia tu persona, siento rabia, pena, tristeza y muchísima melancolía. Me falta una parte de mí, una parte que solo creía que existía en los cuentos de hadas y en las películas, algo irreal. Ahora sé que no es así, y que hasta la persona más joven se puede enamorar. Porque aquí me tienes, con 14 años, muchísima vida por delante y loca por ti. Soy muy joven para ponerme a hablar de una vida juntos, porque pueden pasar millones de cosas, de hecho, ya han pasado.

Tanto tú como yo sabemos que la gran amistad que un día tuvimos no podremos tenerla de nuevo. Fue fallo nuestro, pero tampoco quiero verte por la calle y no recibir ni un saludo, después de tantos momentos vividos juntos. Es muy duro tratarnos como dos desconocidos, aunque he de asumir que eso somos: dos desconocidos con recuerdos en común.

No quiero terminar esta forma de expresarte lo que siento con un “te quiero o te amo”, ya que creo que es algo obvio.

Me basta con un:

“Sé que nuestros caminos están destinados a encontrarse en un futuro, sé que caminaremos juntos algún día. Mientras tanto, sé feliz”.

 

Alicia Ocaña Cabañas (3º ESO A)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s