La alumna de nuestro centro Mª Pilar García Fernández ha sido ganadora del 2º premio en la categoría B del XII Certamen Literario Escolar Andaluz «Solidaridad en letras» con el relato «El canto de las ballenas».

Portada_Concurso

El canto de las ballenas.
Arianna era una chica con el pelo negro azabache y ojos verde brillante, era muy decidida y muy testaruda. Todas las tardes iba a la playa del Acantilado a recoge la basura que dejaban las personas, porque su madre le había contado que las ballenas se ponían muy tristes cuando veían una playa sucia, y que se acercaban a la orilla para intentar solucionarlo, pero al hacerlo se quedaban varadas.
“Mamá, me voy a la playa” Arianna agarró el pomo de la puerta principal.
“Muy bien cariño, luego nos vemos” La madre de Arianna besó dulcemente a su hija en la frente “Te quiero”
“Yo también te quiero” Arianna abrió la puerta y salió a la calle.
Era una calurosa tarde de otoño, el sol se empezaba a esconder y las luces del ocaso atravesaban las calles dándoles un toque mágico. Arianna inspiró fuertemente: “Una tarde perfecta”.
“¡Hey Arianna!” Una voz familiar sonó a su espalda.
Arianna se giró, un chico con el pelo castaño y los ojos azules estaba justo detrás de ella“¡Hola Carlos!”
“¿Hoy también vas a la playa?”
“Cada día, a la misma hora, en el mismo lugar…”
“¿Puedo ir contigo?”
“Si, te lo digo siempre, cuantas más manos mejor” Arianna sonrió.
Y así los dos comenzaron a andar hacia la playa, desconociendo la sorpresa que les esperaba hoy…


“Muy bien, tú recogerás la basura de la parte este y yo de la oeste” Arianna le entregó a Carlos unos guantes, una bolsa de basura y un walkie- talkie “Si surge algún problema no dude»
“Lo sé, me lo dices siempre” Carlos se encogió de hombros y se puso a andar hacia el este.
Arianna negó con la cabeza y rió para sí misma “Y tú también me dice siempre lo mismo”
Arianna comenzó a andar hacia el oeste, la brisa marina le soplaba suavemente en la cara y hacía que su cabello se moviera hacia atrás.
El walkie- talkie de Arianna comenzó a sonar, lo cogió y pulsó el botón de aceptar “¿Qué ocurre Carlos?”
“Tienes que venir, rápido, hay malas noticias” Carlos habló lenta y pausadamente, realmente era grave.


“¿¡Qué ocurre!?” No hizo falta que Carlos le dijera nada, Arianna lo vio por sí misma: una ballena estaba varada en la orilla.
“La encontré así cuando llegué, no se cuanto tiempo llevará aquí”
Arianna sintió que se le humedecían los ojos “¡No!, Esto no tenía que ocurrir, he mantenido esta playa limpia todos los días” Arianna golpeó la arena con furia.
“No hay tiempo para que tengas una rabieta, tenemos que pedir ayuda” Carlos cogió a Arianna por el brazo “Y tenemos que hacerlo rápido”
Arianna se secó los ojos con la manga de su camiseta “Está bien”


“Necesitamos más agua” Arianna le pasó el cubo a Carlos “La ballena se empieza a secar”
“Los bomberos están en camino” Un hombre mayor cogió otro cubo y lo llenó de agua “No tardarán mucho más”
La sirena de los bomberos sonó a lo lejos, todo el mundo estaba colaborando, en cuanto se corrió la voz de que había una ballena varada todos los vecinos fueron a ayudar.
“¡Ya han llegado los bomberos!”
Todo el cuerpo de bomberos bajó a toda prisa del camión y extendieron sus mangueras listas para empapar de nuevo a la ballena.
El jefe de bomberos cogió un megáfono y se subió a un lugar elevado “Gracias a todos por venir a ayudar, pero ahora tenéis que iros a casa para que podamos trabajar”
La madre de Arianna agarró a su hija por el brazo “Es hora de irse cielo, verás como mañana la ballena está bien”
“No, voy a quedarme aquí”
“Arianna, es mejor que nos vallamos a dormir, así mañana podremos seguir ayudando”
“Está bien…”


“Arianna… Arianna” Una voz despertó a Arianna.
“¿Quién eres?” Arianna se levantó lentamente de la cama.
“Ven Arianna, ven a la playa…”
Arianna cogió un abrigo y se lo puso encima del pijama, a continuación salió corriendo y se dirigió a la playa….
“¡Ya estoy aquí! ¿¡Qué quieres!?” Arianna miró a su alrededor, al parecer los bomberos ya se habían ido.
“Gracias Arianna” Una voz profunda sonó desde el mar.
Arianna abrió mucho los ojos “Tu… ¡tú eres la ballena! ¿Cómo estás en el agua, cómo puedes hablar?”
“Soy una enviada de la reina de las ballenas, quería comprobar si este pueblo era solidario para establecer cerca de aquí la residencia de un grupo de ballenas jóvenes, y habéis aprobado con creces, y todo gracias a ti…”
“¿En serio?” Arianna abrió mucho los ojos.
“Si, pero ahora, me temo que no vais a poder recordar nada de lo que ha ocurrido hoy…”
La ballena lanzó un conjuro que hizo que el mundo retrocediera un día…


“¡Mira Carlos!” Arianna señaló el horizonte “Parece que un grupo de ballenas se ha instalado cerca de aquí”
Carlos sonrió “Es verdad”
“¿Les gustará nuestra playa?”
“Sí, seguro que sí…”
Ayuda a los demás sin esperar nada a cambio…
Fin.

2 comentarios en “La alumna de nuestro centro Mª Pilar García Fernández ha sido ganadora del 2º premio en la categoría B del XII Certamen Literario Escolar Andaluz «Solidaridad en letras» con el relato «El canto de las ballenas».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s