LA HEROÍNA DE LA BIBLIOTECA NACIONAL

8 DE MARZO, DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA

ANTONIA GUTIÉRREZ BUENO

Corría el año 1711 cuando el primer rey  Borbón de España, Felipe V, abrió las puertas de la Biblioteca Nacional -entonces Real Biblioteca Pública- . Esta Real Biblioteca Pública no hizo honor a su nombre o más bien lo hizo de un modo muy peculiar, porque sólo la podría disfrutar el público varón. En aquella época no se veía este hecho como una actitud discriminatoria, no, simplemente era lo normal. Tuvo que pasar más de un siglo para que las mujeres pudieran disfrutar de las obras que allí se depositaban y tener acceso a la cultura. Este hecho que os estoy relatando estaba legislado en el artículo 7 del capítulo 1 de las Constituciones de 1761, donde se decía: …(el bibliotecario)” no permitirá la entrada con gorro, cofia, pelo atado, embozo u otro trage indecente ó sospechoso, ni Muger alguna en días y horas de estudio; pues para ver la Biblioteca podrán hir en los feriados con permiso del Bibliotecario Mayor “. Increíble pero cierto, sólo se nos permitía la entrada en días extraordinarios, y de visita, nunca como lectoras. Se nos impedía el acceso a las salas de lectura con el pretexto de que podríamos molestar al resto de usuarios, así que parece que no se les pasaba por la cabeza que las mujeres pudieran ir a estudiar, como todo los señores varones.

Eran los derechos de las españolas en el siglo XVIII, hasta que llegó ANTONIA GUTIÉRREZ BUENO, la primera en romper con la exclusividad masculina. Esta mujer estaba escribiendo por aquella época un Diccionario histórico y biográfico de mujeres célebres, y con la intención de documentarse, solicitó un permiso a  María Cristina de Borbón, Regente de España durante la minoría de edad de la futura Reina Isabel II. Definitivamente lo consiguió en 1837, me imagino que después de una titánica lucha con las normas y tradiciones caducas, obsoletas y machistas de aquella España. Sí, por fin obtuvo la licencia, aunque a la manera de aquella época, en una sala separada de los hombres. De cualquier manera la hazaña de Antonia Gutiérrez Bueno allanó el paso al resto de las mujeres que quisieron adentrarse al mundo de la cultura, pues la Regente extendió la concesión a todas las mujeres. Parece ser que el libro que estaba escribiendo Gutiérrez Bueno, es decir, su “ Diccionario histórico y biográfico de mujeres célebres” está en la Biblioteca Nacional,  pero figura en el catálogo con seudónimo (Eugenio Brunet y Ortazán) y su hazaña no ocupa grandes espacios en la prensa de la época. Como podéis pensar la vida de esta mujer, se difumina en el anonimato.

Seguramente que más de uno está pensando que eso solamente pasaba antes y que hoy en día la sociedad es muy igualitaria. Yo lo dudo, en el mundo subdesarrollado las diferencias son enormes y en el llamado mundo desarrollado son evidentes en variadas esferas. Por ejemplo, se pone de manifiesto que a las mujeres se nos juzga más por cómo estamos que por lo que hacemos, que sigue habiendo una mirada sexista y que aún queda mucho trabajo pendiente y mucho que cambiar para lograr una sociedad más igualitaria y que viva con más normalidad la presencia de las mujeres en todos los ámbitos de la vida.

Finalmente quiero acabar rindiendo un homenaje a esta gran mujer que consiguió dar  entrada a la Biblioteca Nacional a la mitad de la población española.

Belén Romero Pérez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s