DE CINE

Yo confieso ser testigo accidental

De un viaje a ninguna parte.

Único testigo de lo que sucedió una noche,

Con la sospecha de que solo se vive una vez.

Mi instinto básico,

Tus ojos negros en tu cara de ángel.

Aquel breve encuentro en el estanque dorado,

Descalzos por el parque, como ángeles perdidos.

Esplendor en la hierba bajo el imperio del sol.

Tú, atormentada por el hombre tranquilo,

Sigues la huella del fugitivo.

Nueve semanas y media, furia surgida de entre los muertos,

Amistades peligrosas, apagando la luz de gas de tu corazón indomable

Mundos opuestos,

Guerra y paz, odio y orgullo, Ser o no ser,

Encadenados al precio del poder sin conciencia,

Buscando una amarga victoria que, peligrosamente juntos,

Nos dejan a merced del odio,

De aquí a la eternidad.

Fui el hombre que pudo reinar,

En la ciudad sin ley de los corazones solitarios,

De cumbres borrascosas y horizontes perdidos.

Lo que queda del día

Recuerda que más allá de la duda,

Siempre seremos los inmortales,

Los intocables que camino del sur

Buscaremos senderos de gloria,

Proclamando: ¡Quiero vivir!

 

Poema elaborado con los títulos de 50 películas  emblemáticas de la historia del cine (en negrita). Os animo no solo a verlas, sino a que hagáis un ejercicio literario parecido con los títulos de las películas que conozcáis.

GONZALO GONZÁLEZ GONZÁLEZ

3 comentarios en “DE CINE

  1. Un poema precioso, inolvidable. Ojalá pudiera corresponder en la misma medida, pero como diría Serrat «…hoy las musas han pasao de mí….andarán de vacaciones…». No, no es un problema tempral, la verdad es que nunca he sido muy hábil con las palabras. Pero me gustaría compartir uno de mis poemas favoritos; es de Shakespeare y lo escuché por primera vez en la película «Sentido y sensiblidad» de Jane Austen.

    No es amor un amor que cambia siempre por momentos,
    ni a distanciarse en la distancia tiende.
    Oh no, es un faro imperturbable
    que contempla las tempestades y nunca se estremece.

    Un abrazo muy fuerte.

  2. Es un poema maravilloso, sobre todo con una memorable Kate Winslet bajo la lluvia, con la mirada perdida hacia una mansión en la lejanía, expresando el profundo amor que siente hacia Willoby a pesar de todo…La unión entre el cine y la literatura vuelve a ofrecernos uno de sus innumerables y sublimes momentos. Con frecuencia nos encontramos con poemas, frases o párrafos literarios que pierden su independencia al aparecer en el cine o en un disco. Este fragmento del soneto CXVI de Shakespeare siempre será recordado por esta escena de la película donde la imagen, la música (no podemos olvidarla) y la poesía nos remueven de tal manera nuestro espíritu que los hacen inseparables para nuestra memoria. En muchos casos ni siquiera conocemos el origen del poema, lo convertimos en parte del guión.
    Curiosa también la referencia a Serrat, uno de nuestros cantautores más prolíficos en esto de poner música a la poesía. Muchos de los de mi generación hemos conocido a Machado, Alberti, Miguel Hernández o Lorca a través de sus canciones, algunas las tarareamos todavía en soledad, reconociendo al cantante por encima del poeta, perdiendo la poesía su independencia, pero favoreciendo la difusión y el disfrute de obras literarias que quizás no habríamos llegado a conocer por sí mismas.

    Saludos

    • Si, el guión es la vida; las experiencias que a pesar de todos los programas implantados decidimos libremente vivir. Yo también canto en soledad, en la calle, en el coche, en los pasillos…..me gusta mucho cantar…….excepto bajo la lluvia JIJIJI
      Un saludo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s